El pequeño Tutankamón es testigo de la ejecución de un siervo