Anksenenamón, al visir: “Aún no he enterrado a mi marido, dadme tiempo para elegir el próximo”