Soraya Sáenz de Santamaría demuestra en Planeta Calleja que es una osada al volante