El miedo y el vértigo llevan a Bustamante a abandonar la escalada en su entrenamiento