Paz Padilla y Jesús Calleja, testigos de un ritual vudú para evitar la muerte de una mujer