Mireia y Calleja llegan al pueblo de los espantapájaros: “Es un poco tétrico…”