Miguel Ángel y Calleja alucinan en el lago salado más grande del mundo: "Ojalá no se lo carguen nunca"