Los Shiwiar, de vinos y tapas