Los Shiwiar, en una selva de animales disecados