Los Shiwiar, repugnados con el cocido