Los Shiwiar, muertos de miedo en la gasolinera