El Lobo Carrasco analiza cómo el Barcelona ha encontrado los espacios en Vallecas