El cementerio para un gitano es el lugar más sagrado que existe