Solo las mujeres casadas pueden ser testigo del trabajo de la 'ajuntadora'