Reducen a un cliente racista con un taser tras tumbarle a puñetazos en pleno restaurante