Estalla en cólera porque un perro de asistencia entra en el restaurante