El puñetazo en la cara de un cliente enfadado, clave para descubrir que tiene un tumor cerebral