Desafían a la muerte al saltar desde un tren en marcha en Londres