La furia de unos perros callejeros destruye la carrocería de un coche