Las violentas protestas vecinales contra una familia de La Llagosta acaban con cargas policiales