Su último deseo: un cigarrillo y una copa de vino