El triste final de una acrobacia a 8 metros de altura