El 'sexting' entre menores no es tan común como se creía