Las relaciones virtuales se imponen a las personales