El planeta entra en déficit ecológico tras agotar los recursos disponibles para 2011