Crónica de una muerte programada: La de la nave espacial Rosetta