Los líderes más autoritarios no apuestan por las redes sociales