Internet y las redes sociales, la causa de muchos errores ortográficos de los niños