Unos padres demasiado exigentes pueden influir en los malos resultados escolares