El coche de Tesla consigue remolcar un avión de 13.000 kilos