Hallan un mecanismo que controla el color de la piel y el cabello