Los grandes simios y los niños crean de forma espontánea sus propias herramientas