El tuit racista de una ejecutiva genera una tormenta de protestas en África