El presidente de Microsoft ve a su compañía cada vez más parecida a Apple