Snapchat y Skype no protegen la intimidad de los usuarios