Una empleada de un restaurante lucha contra un Galaxy Note 7 ardiendo