Un fallo en Facebook permite apropiarse de páginas creadas por otros usuarios