Adele, al más puro estilo George Michael