Los problemas visuales causan cerca del 30% del fracaso escolar