Un vídeo de sexo genera un problema político en una localidad chilena