Las antiguas víctimas del violador del ascensor sienten rabia e impotencia