Los vecinos del barrio murciano de Santiago el Mayor están en pie de guerra