Unos turistas británicos pagan 100 euros a un indigente por dejarse tatuar el nombre de uno de ellos en la frente