El Gobierno Balear busca alternativas para cambiar la mala imagen de Magaluf