120 trabajadores se encierran en una fábrica textil para reclamar sus salarios