El terrorista de Londres, un lobo solitario que dejó de preocupar a la policía