La península sigue derritiéndose: los termómetros no bajan de los 40 grados