Caen en picado los termómetros