Los taxistas se movilizan contra lo que llaman competencia desleal e intrusismo