Los sindicatos acusan a la Comunidad de Madrid querer desprestigiar a los profesores